Es un ciclo surgido en la especie humana al perder el pelaje protector

Las células de la piel producen melanina en un ciclo de 48 horas

Investigadores han descubierto que la piel de los ratones y las células de la piel de los humanos producen pigmentación en respuesta a la luz solar en un ciclo de 48 horas. Observaron que exponer la piel a la luz ultravioleta cada dos días producía una pigmentación más oscura con menos daño por radiación que la exposición diaria, como informan en un artículo sobre su trabajo que se publica en la revista ‘Molecular Cell’.

“Se conocen los efectos dañinos de altas dosis de rayos ultravioleta, pero teníamos curiosidad por ver el efecto de la frecuencia de exposición en la piel –dice el autor principal Carmit Levy, genetista molecular de la Universidad de Tel Aviv, en Israel–. Resulta que, si sales a la playa todos los días, podrías estar interfiriendo con la programación natural y la sincronización de los sistemas de protección de la piel”.

La piel responde a la luz ultravioleta, la luz de alta energía que constituye una parte de los rayos solares, de dos maneras: primero, inflamando y provocando una respuesta inmune, reparando la rotura del ADN inducida por la radiación y multiplicando sus células para proteger capas subyacentes más delicadas. Y segundo, al producir melanina, un pigmento entre marrón y negro en la piel, los ojos y el cabello, que broncea la piel y actúa como protector solar natural para la próxima exposición. Las respuestas del estrés a la luz ultravioleta se inician en minutos, mientras que la producción de melanina puede costar horas o días que comience.

El equipo de Levy, dirigido por Hagar Malcov-Brog, estudiante de doctorado de la Universidad de Tel Aviv, quería entender cómo se relacionan entre sí los tiempos de los dos programas de protección de la piel. Expusieron a los ratones vivos a la exposición a los rayos ultravioleta cada día, cualquier otro día y cada tres días. Luego, midieron la cantidad de melanina con un medidor de color y contaron el número de roturas de ADN en las células de la piel.

Después, los científicos observaron que un ciclo de exposición de 48 horas daba como resultado la coloración más oscura de las células y minimizaba los efectos del estrés, incluso cuando controlaban la dosis total de exposición. “Los resultados fueron muy sorprendentes –subraya Levy–. Esperábamos la sincronización diaria de los ciclos protectores celulares”.

Fuente:

El medicointeractivo

 

Mis favoritos