Post

Investigadores daneses crean el primer atlas mundial de la piel humana

Han conseguido la caracterización de cerca de 11.000 proteínas, muchas de ellas previamente desconocidas en la piel.

La piel constituye la barrera entre el cuerpo y el mundo exterior. Sirve para varios propósitos y protege al cuerpo de impactos externos como el calor, el frío, la radiación o las bacterias, al tiempo que mantiene un ambiente estable dentro del cuerpo. Para conocer mejor sus cometidos, investigadores de la Universidad de Copenhague han estudiado grandes cantidades de datos de muestras de tejido de la piel a sus moléculas y sus funciones. Ahora, presentan sus resultados en el primer atlas de piel humana del mundo: el ‘Atlas de piel proteómica’.

Los investigadores utilizaron la piel desechada de las cirugías para dividirla en sus distintas capas y aislar las células inmunitarias. Posteriormente, han analizado el contenido de proteínas en estas muestras. El resultado es una caracterización de casi 11.000 proteínas, muchas de ellas previamente desconocidas en la piel.

El propósito del atlas es caracterizar la composición molecular de la piel humana sana, lo que permite compararla con la piel enferma. Además de proporcionar una comprensión más amplia de la biología de la piel humana, ahora se podrá, a través de biopsias de la piel, determinar qué conduce a las enfermedades y cómo se desarrollan.

Una de cada cuatro personas sufrirá una enfermedad de la piel en algún momento de la vida, y algunas de ellas como la psoriasis, el eccema y las enfermedades autoinmunes pueden debilitar y reducir significativamente la calidad de vida.

Por lo tanto, el nuevo atlas es un “mapa del tesoro” para los científicos de la Universidad de Copenhague, quienes utilizarán el atlas para descubrir nuevas vías de tratamiento y posiblemente la recuperación de la psoriasis, el eccema -enfermedades autoinmunes- y otras afecciones entre las 3.000 enfermedades cutáneas conocidas.

El atlas puede guiarnos a nuevas partes de la piel y proporcionar información sobre las moléculas y las redes de proteínas que nunca hubiéramos identificado de otra manera.

El Atlas de piel proteómica se basa en análisis de muestras de tejido realizadas mediante la denominada espectrometría de masas, una tecnología que permite a los investigadores identificar proteínas dentro de la muestra. Los análisis proporcionan una gran cantidad de datos que luego se utilizan mediante algoritmos informáticos avanzados. Esta forma de investigación se denomina proteómica y está revolucionando la investigación médica moderna.

Fuente:

Redacción Médica