Almirall y Athenex han anunciado los resultados de 2 estudios de fase III de la pomada KX2-391 para el tratamiento de la queratosis actínica, en una presentación oral durante la sesión “Últimas Novedades en Investigación: Estudios Clínicos”, celebrada en el marco de la reunión anual de la American Academy of Dermatology en Washington DC el 2 de marzo de 2019.

Almirall y Athenex anuncian resultados positivos en los estudios de KX2-391 en pomada al 1% para la queratosis actínica

KX2-391, también conocido como KX-01, es el primer inhibidor dual de la quinasa SRC y de la polimerización de la tubilina que ha sido desarrollado por Athenex como un producto tópico (pomada 1%) para el tratamiento de la queratosis actínica en pacientes adultos.

Ambos estudios de fase III, KX01-AK-003 y KX01-AK-004, alcanzaron su criterio de valoración primario, que se definió como la desaparición del 100% de las lesiones tratadas de queratosis actínica al día 57 en las áreas de tratamiento de la cara o el cuero cabelludo.

Se alcanzó una diferencia estadísticamente significativa en la desaparición del 100% de las lesiones tratadas para todos los subgrupos analizados en ambos estudios, independientemente de la zona en la que se aplicó el tratamiento (cara o cuero cabelludo), el sexo, la edad, el número de lesiones de queratosis actínica al inicio (4-6 frente a 7-8 lesiones) o el tipo de piel.

Asimismo, los resultados de seguridad demuestran que la pomada KX2-391 fue segura y bien tolerada. “Estamos muy satisfechos con los resultados de estos ensayos pivotales de fase III, donde la pomada KX2-391 ha demostrado una alta actividad en el tratamiento de la queratosis actínica en la cara o el cuero cabelludo, tolerándose muy bien”, ha señalado el doctor Rudolf Kwan, director médico de Athenex.

“Creemos que este producto, si lo aprueban las autoridades reguladoras, podría tener un gran impacto en el tratamiento de esta patología. Esperamos estudiar los próximos pasos con la FDA de los Estados Unidos”, ha añadido.

Por su parte, el doctor Edward Lain, médico del Austin Institute for Clinical Research en Pflugerville, Texas, ha indicado que “la excelente tasa de desaparición de lesiones, la corta duración del tratamiento y la baja incidencia de reacciones cutáneas locales graves proporcionan la evidencia de que este nuevo mecanismo de acción puede ser un importante avance en la evolución del panorama del tratamiento de la queratosis actínica”.

Fuente:

Europa Press

Mis favoritos