Peter van de Kerkhof, experto holandés del Radboud University Nijmegen Medical Centre, visitó España para el lanzamiento de Skilarence® de Almirall que contó con la asistencia de más de 170 dermatólogos de todo el país. En esta entrevista comparte su experiencia de más de 24 años con la utilización de dimeltilfumarato, único principio activo del nuevo fármaco para el tratamiento de pacientes con psoriasis en placas de moderada a grave.

“Dimetilfumarato es una nueva opción para un gran grupo de pacientes con psoriasis moderada en España”

PREGUNTA. ¿Para qué pacientes está indicado el dimetilfumarato?

RESPUESTA. Dimetilfumarato está indicado para el tratamiento de la psoriasis crónica en placas de moderada a grave y puede ser útil en pacientes que ya no responden a las terapias tópicas.

P. ¿Qué han aprendido los médicos sobre los fumaratos a lo largo de estos 24 años de experiencia?

R. Lo que hemos aprendido es que nuestros pacientes son mucho más felices. Las personas sufren mucho a causa de la psoriasis y en nuestra consulta vemos su satisfacción como resultado del tratamiento de largo plazo con dimetilfumarato. En mi país tenemos experiencia con pacientes que han usado este tratamiento durante muchos años: 10, 15, 20 años. Desde un punto de vista científico, hemos aprendido que es eficaz en términos de PASI, BSA y otros sistemas para medir profesionalmente los resultados. La eficacia que ofrece dimetilfumarato es la que actualmente deben tener los medicamentos sistémicos para la psoriasis.

También analizando las bases de datos en las que seguimos a los pacientes a largo plazo hemos visto que el perfil de potenciales efectos secundarios de dimetilfumarato, como la frecuencia de las infecciones, es mucho más bajo que el de metotrexato, ciclosporina o los tratamientos biológicos. Asimismo, los problemas hepáticos son mucho menos frecuentes con dimetilfumarato que con metotrexato. Esto es muy útil, porque sabemos que el uso de determinados medicamentos conlleva un riesgo para quienes sufren enfermedades hepáticas.

P. ¿Cuál es la razón por la que dimetilfumarato es uno de los tratamientos sistémicos para la psoriasis más prescritos en los países donde está aprobado desde hace tiempo?

R. Su seguridad. No se conocen interacciones de dimetilfumarato con otros fármacos. Esto es diferente con metotrexato o ciclosporina que, además, pueden activar infecciones oportunistas potencialmente fatales para el paciente. Dimetilfumarato es uno de los tratamientos sistémicos para la psoriasis más prescritos en Holanda y Alemania por su seguridad.

P. ¿Cómo va a impactar el lanzamiento de un fármaco que sólo contiene dimetilfumarato como principio activo en el tratamiento de la enfermedad en España?

R. Me alegra que este fármaco esté disponible también aquí y en otros países, porque dimetilfumarato es una nueva opción segura y, además, con una buena relación costeefectividad para un gran grupo de pacientes con psoriasis moderada en España.

P. ¿Cuáles son las principales recomendaciones para los pacientes que usan dimetilfumarato para tratar la psoriasis?

R. La principal recomendación es visitar al médico cada tres meses. Por un lado, para controlar las dosis. En el inicio del tratamiento vamos aumentando gradualmente la dosis hasta alcanzar la que se adapta a las necesidades individuales de cada paciente.

Por otro lado, la visita al médico cada tres meses también sirve para que el paciente se haga un análisis de sangre que permita hacer un recuento particularmente de los linfocitos. A partir de este análisis, se puede detectar si el tratamiento causa linfopenia, dependiendo de los valores se puede disminuir la dosis o interrumpir el tratamiento, de acuerdo con las recomendaciones para el uso del fármaco.

P. ¿Cómo ve el panorama actual de los tratamientos para la psoriasis?

R. Lo importante es que hay muchas innovaciones en el tratamiento de la psoriasis como dimetilfumarato o los inhibidores de IL-23. Pienso que los pacientes con psoriasis ahora realmente tienen la posibilidad de manejar su enfermedad de una forma efectiva y segura a largo plazo. Cuando miramos al pasado la psoriasis era una enfermedad muy difícil, pero ahora no sólo tenemos esperanza sino también la realidad de que podemos mejorar la vida de los pacientes.

 

Fuente:

Diario Médico

Mis favoritos