Estos tratamientos, que benefician al 30% de pacientes, han aumentado el margen de supervivencia a cinco años de un 6% a un 50%

Valdecilla mejora el pronóstico del melanoma metastásico no operable mediante inmunoterapia

El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla ha mejorado el pronóstico y el tratamiento de los pacientes con melanoma metastásico no susceptible de intervención quirúrgica a través de la utilización de inhibidores de los puntos de control inmunitario, dirigidos a facilitar y favorecer que el sistema inmunitario combata y destruya las células cancerosas.

Como ha explicado la doctora Almudena García Castaño, especialista del Servicio de Oncología de Valdecilla, estos tratamientos, que vienen aplicándose de forma continuada desde 2014, han beneficiado a cerca de 30 pacientes cada año.

Estos tratamientos han supuesto un cambio «radical» en la evolución de la enfermedad, ya que antes de su empleo los pacientes con melanoma metastático únicamente eran tratados con un tratamiento paliativo y con una supervivencia recortada en el tiempo.

Históricamente, ha apuntado, el pronóstico de los pacientes con melanoma metastático ha sido «pobre», con una tasa de supervivencia a cinco años del 6%.

«Ahora tenemos aproximadamente un 50% de pacientes con un margen de supervivencia de cinco años y que presentan una mejoría indudable de su calidad, de vida», ha asegurado la oncóloga.

En relación con el tratamiento, ha señalado que disponen de varios grupos de fármacos fundamentalmente dirigidos a eliminar el freno del sistema inmunitario, de manera que se active «permanentemente» y que la respuesta contra el tumor sea «persistente».

El melanoma constituye la forma más letal de los diferentes tipos de tumores de piel, ya que si no se trata, su pronóstico es grave.

La doctora Cristina Gómez, del Servicio de Dermatología, ha recalcado que incidencia de este tumor ha aumentado de forma progresiva en las últimas décadas, tanto por el envejecimiento de la población, como por los avances en técnicas diagnósticas.

Sin embargo, también hay factores externos que son «claramente determinantes», como la radiación solar.

Una detección temprana y un tratamiento precoz son fundamentales, ya que en fases iniciales se consigue una «mayor supervivencia y calidad de vida» para el paciente.

Junto con la prevención y la detección precoz, en los últimos años se ha avanzado «notablemente» en el conocimiento de estos tumores a través de las técnicas de genómica, las terapias dirigidas contra dianas moleculares y la investigación genética.

En este sentido, las doctoras García Castaño y Gómez han resaltado que este mejor conocimiento de los mecanismos utilizados por el cáncer para evitar el sistema inmunológico ha permitido desarrollar medicamentos dirigidos a combatir estos mecanismos y hacer posible que el sistema inmunitario «controle» el tumor nuevamente.

Fuente:

Europa Press

Mis favoritos