La queratosis actínica: qué riesgos tiene

Lo que más preocupa de las queratosis actínicas (QA) es su capacidad de desarrollar un carcinoma epidermoide in situ o infiltrante, una situación que ocurre anualmente en un porcentaje que va del 0,025 al 16 %1.

Este hecho hace imprescindible el seguimiento de este tipo de lesiones por parte de un dermatólogo, a fin de detectar de forma precoz la posible progresión a tumores con peor pronóstico que las lesiones premalignas2.

Por ello, es fundamental que una vez detectadas en la consulta de atención primaria, se instaure el tratamiento más conveniente según el tipo y extensión de las lesiones y, posteriormente, el paciente sea evaluado por un dermatólogo que valore un correcto cumplimiento del paciente y descarte la posibilidad de lesiones evolucionadas2.

* Poner foto de lo que es un carcinoma epidermoide

Cómo evoluciona una queratosis actínica (QA) a un carcinoma epidermoide (CEC)

Según la clasificación de Olsen3, las queratosis actínicas se dividen en tres grupos

  1. Actínica I: lesión eritematoescamosa, más palpable que visible (piel como lija de agua). Histológicamente alcanza 1/3 de la epidermis.
  2. Actínica II: lesión visible y palpable eritematosa o marronácea con abundante escama. Puede ocupar 2/3 de la epidermis en profundidad.
  3. Actínica III: placa indurada o lesión nodular de aspecto queratósico que histológicamente afecta a la totalidad de la epidermis.

El problema de esta clasificación es que no existe correlación entre la clínica y la histología. Además, estudios recientes han evidenciado que los tipos de queratosis actínicas con invasión superficial de la epidermis son las que más frecuentemente se asocian con un carcinoma epidermoide, por proliferación de células atípicas a lo largo de estructuras anexiales. Sin embargo, el modelo clásico de progresión relacionaba el carcinoma epidermoide con queratosis actínicas más profundas en la epidermis.

Por ello, todas las queratosis actínicas, sin importar el grosor epitelial, son potencialmente invasivas.

Una vez que aparece la queratosis actínica puede tomar tres caminos, la involución espontánea, que es la situación más frecuente en pacientes inmunocompetentes; la persistencia o la progresión a un carcinoma epidermoide in situ o invasor1.

No se ha determinado con claridad el riesgo relativo de desarrollar un carcinoma epidermoide, pudiendo encontrarse entre el 0,1 al 20 %. No obstante, se sabe que el riesgo de progresión incrementa de forma proporcional al número de lesiones presentes y al estado inmunológico del paciente1.

* Poner foto de cada tipo de queratosis, tenemos foto clínica y subclínica

Fuentes

  1. Fernández-Figueras MT. From actinic keratosis to squamous cell carcinoma: pathophysiology revisited. J Eur Acad Dermatol Venereol 2017; 31(Suppl 2):5-7.
  2. Salmon N, Tidman MJ. Managing actinic keratosis in primary care. 2016;260:25-9.
  3. Roldán Marín R, Carlos Ortega B. Field cancerization, actinic keratosis and squamous cell carcinoma: a model of progression documented by dermoscopy and reflectance confocal microscopy. Dermatología CMQ 2015;13(3):240-45.
Mis favoritos