ARTÍCULOS CIENTÍFICOS
¿Deberían los pacientes suspender el tratamiento biológico durante la pandemia de COVID 19?
Bashyam AM, Feldman SR
AÑO DE PUBLICACIÓN DEL ARTÍCULO ORIGINAL: 2020
PUNTOS CLAVE
  • No hay datos probatorios de que los pacientes en tratamiento con agentes biológicos para la psoriasis tengan más riesgo de infección por SARS‑CoV‑2.
  • Es posible, incluso, que los inhibidores del TNF‑α mejoren el desenlace clínico.
  • Hay poca evidencia de que los antagonistas de la IL‑17 o la IL‑23 afecten las tasas de infección viral y no existen datos específicos relativos al SARS‑CoV‑2.
  • No hay evidencia para recomendar la interrupción preventiva de los tratamientos biológicos.

RESUMEN

Este artículo revisa los datos científicos disponibles sobre el efecto de los inhibidores de las citocinas utilizados para tratar la psoriasis en el riesgo de infección por el virus y en el desarrollo de la infección activa, con el objetivo de determinar si es necesaria la interrupción preventiva de estos tratamientos ante la pandemia por el nuevo coronavirus SARS‑CoV‑2.

COMENTARIO

No hay información clínica específica sobre la COVID‑19 en pacientes con enfermedades dermatológicas o que estén en tratamiento con medicamentos biológicos. Las guías clínicas y los prospectos indican que los medicamentos biológicos están contraindicados en caso de infecciones activas clínicamente importantes, pero no recomiendan suspender el tratamiento por el riesgo potencial de infección en la comunidad.

La neumonía de la COVID‑19 se caracteriza por una excesiva respuesta inmune (tormenta de citocinas) con niveles altos de TNF‑α, entre otras citocinas. No tenemos ninguna evidencia de que los pacientes con psoriasis en tratamiento con agentes biológicos sean más susceptibles de infectarse con SARS‑CoV‑2; incluso, es posible que la inhibición del TNF‑α sea beneficiosa para pacientes ya infectados, tal como se hipotetizó durante la epidemia de SARS de 2003.

El daño pulmonar de la COVID‑19 está, al menos parcialmente, mediado por la respuesta inmunitaria al virus y es posible que modular esa inflamación tenga un efecto protector. Una hipótesis es que la inhibición selectiva del TNF‑α podría modular de manera específica la tormenta de citocinas de la COVID-19 y reducir el daño alveolar. Actualmente está en marcha un ensayo clínico que evalúa el adalimumab en el tratamiento de la neumonía grave de la COVID‑19 (señal de que no es probable que los inhibidores del TNF‑α sean perjudiciales para los pacientes infectados).

Al igual que ocurre con los inhibidores del TNF-α, hay poca evidencia de que los antagonistas de la IL‑17 o la IL‑23 afecten a las tasas de infección viral y no hay información específica sobre su efecto en la COVID‑19. En los estudios clínicos con estos fármacos, hay poca diferencia en las tasas de infección entre los grupos tratados con los fármacos y los grupos que recibieron placebo.

Las enfermedades cutáneas pueden desatenderse ante la amenaza para la vida que supone la neumonía por SARS-CoV-2. Algunos dermatólogos ya están aconsejando a sus pacientes suspender temporalmente los medicamentos biológicos, algo que puede ser prematuro considerando la evidencia actual. La suspensión temporal de los biológicos —con o sin la recomendación de los facultativos— que probablemente ocurra los próximos meses puede llevar tanto a un aumento de los brotes de psoriasis como a la formación de anticuerpos antifármaco.

Es posible que no se necesite suspender el tratamiento biológico de la mayoría pacientes basándose simplemente en el riesgo de infección. La COVID‑19 tiene un alto riesgo de mortalidad en la población de edad avanzada con comorbilidades. La mayoría de los pacientes con psoriasis no pertenecen a los grupos de riesgo alto y probablemente puedan continuar su tratamiento, con precaución. En los pacientes con mayor riesgo absoluto, la valoración individual del riesgo‑beneficio sí podría favorecer la interrupción.

Las decisiones deben basarse en la evidencia, no en el miedo, y en la actualidad no tenemos pruebas científicas suficientes para recomendar la interrupción preventiva de los tratamientos biológicos. Podemos hacer un seguimiento riguroso de nuestros pacientes y aconsejarlos en función de su situación específica, así como recomendar las medidas efectivas para reducir la tasa de infección: lavado frecuente de las manos, higiene respiratoria estándar y evitar en la medida de lo posible el contacto con enfermos.

INFORMACIÓN SOBRE EL ARTÍCULO
Artículo original: Bashyam AM, Feldman SR. Should patients stop their biologic treatment during the COVID 19 pandemic. J Dermatolog Treat. 2020;31:4:317-318.
Idioma original: inglés
Tipo de acceso online: libre
Mis favoritos