La Fe ha probado que el uso de un velo de nanofibras biosintéticas mejora la cobertura de grandes quemados.

Andamios de nanofibras para fijar la piel artificial

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los cirujanos plásticos en los grandes quemados (más del 50 por ciento de la superficie corporal afectada) es la falta de suficiente piel de donante y la poca consistencia de la expandida en cultivo. Por ello, es necesario un soporte de nanofibras, entendido como un auténtico andamio biosintético que sea biodegradable y que mantenga la estabilidad hasta que el cultivo prenda.

En este contexto, el Grupo de Regeneración y Trasplante del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Fe, de Valencia (IIS-La Fe), ha contrastado que el uso de un velo de nanofibras biosintéticas generadas por electrohilatura -fabricación de fibras en escala nanométrica a través de campos eléctricos-, mejora la cobertura definitiva de grandes quemados.

Esta técnica posibilita una gran variedad de aplicaciones biomédicas, entre ellas, la formación de sistemas de fibras que soportan principios activos que se dosifican controladamente o como andamios en tejidos regenerativos y equivalentes dérmicos (ED) formados por queratinocitos y fibroblastos dérmicos humanos expandidos in vitro para regenerar la piel.

El Grupo de Regeneración y Trasplante del IIS-La Fe cuenta con experiencia en la utilización del electrohilado de polímeros biodegradables compatibles con el tejido cardiaco que pueden servir para depositar células progenitoras en un corazón infartado. Una vez comprobado que el material funcionaba en la regeneración del tejido cardiaco, se decidió probar su eficacia en ensayos de regeneración de la piel con la colaboración de la Unidad de Quemados de La Fe.

Fuentes

  1. Redacción Diario medico
Mis favoritos